La compañía celebra este día sustentado por su protocolo de seguridad e higiene que garantiza normas seguridad, higiene y manipulación de alimentos.

Con la llegada del coronavirus en 2020, la higiene fue unos de los puntos clave para evitar el contagio. El 15 de octubre de 2008, UNICEF decretó el Día Mundial de Lavado de Manos, una fecha que busca concientizar a la sociedad sobre la importancia de adoptar este hábito en el día a día. Otro año más, McDonald’s refuerza su compromiso para concientizar sobre la importancia del lavado de manos con jabón, como una forma fácil, eficaz y asequible para prevenir enfermedades y salvar vidas.

Esta iniciativa impulsada por primera vez en 2008 por Global Handwashing Partnership, es actualmente una fecha celebrada y respaldada por gobiernos, escuelas, instituciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil, ONGs, empresas privadas, particulares y otros actores.

La pandemia de COVID -19 ha revalorizado la importancia del lavado de manos, no sólo como una medida de higiene personal, sino para la prevención de esta y otras enfermedades. En Arcos Dorados, la práctica del lavado de manos con jabón forma parte de nuestros procedimientos más relevantes de nuestro protocolo McProtegidos, ya que garantiza nuestra seguridad y la de quienes nos rodean,” expresa Eduardo Lopardo, director general de Arcos Dorados Argentina.

La importancia del lavado de manos en el día a día

Estudios muestran que lavarse las manos con jabón es una de las maneras más efectivas, simples y económicas de prevenir enfermedades y salvar vidas. Los gérmenes existen en todas partes de nuestro entorno, puede haber más de 3 mil en cada centímetro cúbico de nuestros escritorios, sobre los teclados de las computadoras, en nuestros celulares y en los picaportes. Ciertos virus pueden sobrevivir hasta más de 20 minutos en la superficie de los objetos.

¿Cuándo lavarse las manos?

Los momentos clave para lavarse las manos son antes de tocar a un bebé; manipular alimentos; tocarse los ojos, la nariz o la boca; visitar a alguien enfermo o curar una herida y después de ir al baño; sonarse la nariz, estornudar, toser; tocar la basura; tocar animales o manipular sus excrementos; cambiar a un bebé; jugar, hacer deportes o gimnasia; viajar en transporte público; visitar a alguien enfermo; manipular alimentos crudos, especialmente las carnes y tocar objetos o superficies que fueron usadas por muchas personas como dinero, celulares, botones y teclados. Además de estas situaciones puntuales, cada vez que se ingresa al hogar, consultorio, local de ropa o restaurante las personas deben lavarse las manos.