El músico y compositor Manu Cabanay nació en el Barrio de Villa El Libertador de la ciudad de Córdoba, el 14 de Septiembre de 1989. Inició sus estudios musicales con su padre quien le obsequio su primer teclado cuando tenia 4 años.

La conductora y creadora de la página Espectáculo Córdoba, Ximena Salkind, descubrió detalles de la vida del músico a través de esta gran entrevista.

1 – ¿Cómo es proyectar tu carrera desde Villa del Libertador, este barrio pueblo de Córdoba?

-Es difícil la respuesta, es un sabor agridulce, por un lado tenes el orgullo y la responsabilidad de representar a tu barrio, aunque pases anónimo muchas veces, y mostrar la otra cara del mismo, y no solo la cara trágica que algunos medios muestran. Por otro lado, está el aislamiento, el hecho de no creer en lo que alguien de ciertos barrios hace por solamente pertenecer a tal barrio… ¿me explico? Me encanta conocer personas y toparme primero con el talento o lo que tienen que mostrar o decir y sin preguntar de donde vienen, sino que es lo que hacen.

2 – Tu espíritu autodidacta te empujó a generar tu propio espacio de trabajo en tu mismísima casa ¿Como es ese lugar?

-Como cariñosamente la bautizaron Cristal Medrano y Joaquin Recuero (quienes grabaron los violines de mis dos discos), “La Pieza Studio” es un lugar especial y relajado, con el trajín típico de un lugar donde se convive con la situación que hoy por hoy estamos atravesando con mi familia, pero es un lugar sin tiempo a la hora de grabar. Me pongo los auriculares, y entre mi guitarra, el ukelele, un sinte y un micrófono, empiezo a tararear algo sin idioma alguno y sin querer tengo algo y comienzo a tirar del hilo y ver como le doy una identidad propia. Luego tengo el lujo de tener a mi banda / familia, donde cada uno le pone la impronta hermosa que hace que el sonido crezca. El estudio nació como una necesidad de tener un lugar propio, con buena onda, sin tener que estar pendiente del humor del ingeniero de turno del estudio que alquilaste, donde muchas veces por tiempo, tu música no termina sonando como uno lo sueña.

3 – Desde ese lugar, en tu casa han generado enormes vínculos que te han permitido mostrar tu música en lugares inesperados. Contame alguna de esas experiencias

-Me es un poco difícil contarlo ya que se puede tomar como un acto de auto-bombo. Todas las experiencias vividas con mi música son especiales para mi, porque son regalos que uno muchas veces no espera y te dan la pauta que vas por un buen camino. Las experiencias que puedo remarcar puede ser cuando estuve en un programa de Radio, “Under de la BBC” de Londres, luego que empecé a repartir un mensaje traducido al ingles por las paginas de facebook de las radios inglesas y una se puso la diez y dijo “I pass it to you”. También cuando llegué a un programa de radio “Frecuencias Alteradas de San Diego”, California.

O cuando fui convocado por Toquez Rock de Santa Ana, para representar a mi país en el primer festival por internet contra las políticas migratorias de EEUU. O el momento mágico en el que recibí la noticia que un grande de la música como Patricio Villarejo, le interesaba mi música y hasta quería participar en una canción conmigo. Recuerdo cuando me mandó sus pistas con el chelo para que lo mezcle, y estar llorando de la emoción con mi madre frente a la computadora mientras lo escuchábamos

4 – ¿Con qué posibilidades/ facilidades tecnológicas te sentis mas a gusto para proyectar tu música?

-Hoy por hoy, gracias a las redes sociales y a las plataformas es muy fácil colgar tu música y dejar que anden solos por la vida. Me siento muy cómodo con todas las posibilidades, me encanta la idea de interconectar todo en la vida, y viendo que todas las plataformas y las redes se conectan entre si, me parece muy cómodo para sumar a una persona más para que pueda escuchar mi música y conocerla.

5 – Desde el aspecto de las composiciones ¿Qué te conmueve? Qué te inspira?

-Me inspiran muchas cosas, una sentada en una plaza, un café en un bar, o simplemente caminar y mirar consciente el paisaje a tu alrededor… ves una y mil historias y cada una se van muchas veces sin contarte el final, como una invitación a que vos pienses como terminó esa historia.

6 – ¿Lo social y político atraviesa tu arte? De qué manera?

-Sí, claro. Pienso que alguien que escribe canciones tiene que contar lo que sucede, de alguna forma, pero no puede hacer la vista gorda porque tiene la tarea de decirlo. Siempre pienso que hay alguien del otro lado del parlante esperando que alguien diga eso que piensa, después está en cada uno en elegir de que forma decirlo en la lírica de cada quien, pero como dijo Horacio Guarany: “Si se calla el cantor….”

7 – Hace poco activaste una movida web para que Gustavo Santaolalla te invitara a compartir su escenario en el marco de su show en Córdoba ¿Que te motivó a hacerla?

-Me motivaron muchas cosas, me motivó la pregunta: “Y por que no?” Por qué no arriesgarme, presentarme, mostrarme y decirle así, lisa y llanamente mi deseo. Por qué no insistir todos los días y por qué no llegar a lograrlo. Gracias a eso conocí a muchas personas, incluso personas de Buenos Aires que me agregaban a sus redes sociales y me daban ánimo porque veían que estaba a la altura.
Toda mi carrera fue a base de perseverancia, el “No” ya está dado… el año que viene volveré a intentarlo.

8 – La música llega a vos… ¿Por qué? Tuvo que ver tu papá en es tu decisión?

-La música me llega de muchas formas, desde muy chico sentí una atracción por los teclados y por la música en general, eso se lo debo mucho a mi madre ya que ella ponía sus cassetes de cantantes melódicos de la década de los 60 y 70 como Leonardo Favio, Salvatore Adamo, Sandro, Raphael, y mucho folclore como Horacio Guarany, Mercedes Sosa y Argentino Luna. Y mi padre, para cuando nací ya se había retirado de la música, pero siempre cantando tangos mientras se afeitaba. Creo que todo eso para un niño se introduce paulatinamente en la memoria, jugando, pero lo percibís y empieza a formar parte de tu ADN.

A los 8 años entró el rock nacional de la mano de un viejo TDK con el disco Lobo Suelto, Cordero Atado Vol. 2 de Los Redonditos de Ricota, y me atrapó a esa edad el sonido que tenia esa música, no era ese rock de solo rapidísimos, ni gritos desgarradores, era muy musical. Luego llego más música, casi siempre internacional o lo que se dejaba ver por aquella época en la Tv, hasta que en el 2001, en plena entrada a la adolescencia, escucho un grupo virtual llamado Gorillaz, y me atrapó de la misma forma que me cautivaron Los Redondos en mi infancia, y aún más cuando me enteré que ese disco no era un grupo, sino una sola persona y ahí fue cuando encontré musicalmente cómo encarar esta carrera.

Luego, decidí estudiar música y elegirla como un estilo de vida. En el 2007, mientras cursaba el ultimo año de mi secundaria, cursaba a la vez el primer año del conservatorio superior de música, con varias metas a cumplir, una de ellas era formar una banda donde pudiera mezclar la música entre sí, dando a entender a todos que la música es una sola.

9 – Siempre sos muy expresivo con relación a tus padres ¿Que significan ellos para vos? Percibo también que tu mama es una fiel seguidora de todo lo que haces. Contame sobre ellos y tu carrera

-Confieso que cuando escribo esta parte se me caen unos lagrimones. Mis padres para mi son todo, son mi pilar emocional, desde los triunfos hasta las derrotas. Son los que me dieron su apoyo cuando en 4to año del secundario les dije que quería seguir música como carrera, son los que creyeron en mí.

Mi madre es una mujer maravillosa, una mujer que paso las mil y una, con una enteresa y dignidad realmente admirable, incluso en los momentos más adversos. Es la primera que escucha lo que compongo, es la primera que me da esa simple opinión de “me gusta o no” y creo en su sensibilidad.

Mi padre… ¿Qué puedo decir de mi padre? Mi padre era de esos padres callados, no te expresaba el cariño jamás, ni con un abrazo ni con una palabra, pero es de esos que acompañaban en la sombras, como cuando el primer profesor de guitarra que tuve en el conservatorio le dijo: “es bueno el gordito”, suspiró como orgulloso. Un Jachallero, baterista de joven hasta la década del 70, tocando en el cabaret Chantecler, y luego de lo que sea, electricista, fotógrafo, camionero, de lo que sea. Un buscavida así… esa es la palabra.

10 – ¿Se puede vivir de la música? ¿Te gustaría contar con más apoyos para así dedicarte 100 por ciento a tus producciones?

-Sí, se puede vivir de la música, hay como un inconsciente colectivo que creen que vivir de la música es pegarla con un grupo, viajar, tocar, y listo. La música es mucho más que eso, es componerla, es entenderla, es estudiarla, y es enseñarla, y compartirla. Son muchas las ramas de la música que uno puede utilizar y explotar su potencial y vivir de ello. Simplemente hay que estudiar.

Me encantaría poder dedicarme 100 por cien a componer canciones, grabarlas, grabar a otras personas, y vivir de eso. Actualmente las condiciones artísticas, culturales y económicas del país y del mundo son complicadas, pero la lucha sigue, jamas aprendí a retroceder.

11 – ¿Qué es la docencia para vos? ¿Se puede uno hacer músico o crees que es una cuestión innata?

-Dentro de mi profesión, la docencia es una de las que más disfruto, es ver el fruto de alguien que vos formaste, ver esas manos moverse o esa voz cantar y que se te caiga un lagrimón porque lo acompañaste desde el momento uno y ves su crecimiento clase a clase. Es estar con ellos y ellas, romper esa barrera absurda de Alumno/a – Profesor y volverte amigo de ellos. Realmente lo disfruto muchísimo.
Sí, se puede hacer un músico, todos y todas pueden cantar y tocar, cada quien tiene su sonido, su sensibilidad, su toque, su voz, su esencia… sólo hay que ayudar a descubrirla, una vez que la brecha se rompe…. no hay quien frene ese talento.

12 – Tus canciones son hermosas ¿Son creadas para ser cantadas por vos o te gustaría que otros le pongan su voz?

-Si hay algo que aprendí en estos años es que tus canciones dejan de ser tuyas cuando salen a la calle, cuando abandonan tu casa. Hay muchas canciones que las usé como desahogo, como confesiones, solo pido que si alguien las canta, les ponga ese sentimiento que les puse cuando las compuse.

13 – Si pudieses elegir un camino para dedicarte full time ¿Seria de compositor o intérprete?

-Son muy lindos esos dos caminos, los disfruto muchísimo porque una va tomado de la mano con la otra, desde la composición que lo haces muy minimalista en tu casa con una guitarra, luego vas al estudio, la vestís, le das una identidad propia y finalmente está la parte mas visceral que es el salir a la calle a mostrarla y defenderla y disfrutarla con la gente.

14 – ¿Tu mejor canción?

-Sos mala Xime! jaaaja, es como cuando a la niña o al niño le preguntan ¿A quién querés más? A mamá o a papá? Jajaja. Todas y cada una de mis canciones las escribí por algo, todas tienen una historia y un propósito y me alegra tanto escuchar a gente decirme que alguna de mis canciones les sirvió para algo.

Pero si tengo que elegir una, elijo “Manuscrito”, si bien no fue la primera, pero fue la que me hizo recorrer el mundo en la mayoría de las partes donde pude sonar, fue la que casi sin querer muchas personas les gusto y se sintieron identificadas.

15 – ¿En que estas trabajando actualmente?

-Junto con mi banda, Cristal medrano (violín), Ezequiel Rodriguez (violonchelo), Emiliano Mattioli (bajo), Sebastian Naselli (Bateria), seguimos presentando el segundo disco “Cosas que Guarda la voz”.

Estamos preparando un gran show para septiembre, en el Centro Cultural La Piojera, y en el estudio estamos preparando el nuevo disco. Y por otro lado, estoy con composiciones de otros proyectos como una opera y otras aventuras, creo que tengo trabajo para rato…

Podés escuchar su música por https://open.spotify.com/artist/1qqLPGGypLiFKUEPvsSotn?autoplay=true&v=A