La película está dirigida por Andrés Grabois y producida por Luis Emanuel Gutierrez Frese.

El documental dirigido por Andres Gabois, nos invita a reflexionar si verdaderamente el barrio Alberdi ya no existe. ¿A qué conclusión se llegará?
Varias son las historias que nos invitan a conocer en esta corta duración. Con cada personaje logramos meternos y llegar hasta emocionarnos con las narraciones.

Se cuenta la historia del antepasado del barrio, cómo se sentía y vivía , haciendo una contraposición con el presente del mismo. El documental no muestra una postura monopolizadora de lo que quiere contar, sino que deja a los distintos personajes expresarse respecto a lo que sucedía y cómo se sienten en la actualidad ante ello. Se logra una fusión entre lo que escuchamos sonoramente y lo que vemos en imágenes, una
abuela del barrio hablando de cómo se acercan los edificios al barrio es acompañada sonoramente con sonidos tumultuosos de la ciudad.
El gran resumen de este documental lo logran hacer sus realizadores en los últimos minutos con esa voz en off que nos terminan de hacer reflexionar.

Los descontrolados y descontrolados de la toma,
hoy conocido como barrio Alberdi,
barrio Alberdi para los hijos de los españoles,
pueblito de la toma para los comechingones,
pero llámele como usted quiera,
que un nombre y una frontera son tan solo un invento,
lo real es el sentimiento que nos une
a ese lugar sentido de pertenencia,
su mística singular
es que nadie pasa por Alberdi, sin que quiera regresar
como no querer volver si Alberdi me vio nacer
cómplice en mis aventuras
compañero en mi dolor, dueño de mi locura,
culpable de mi primer amor

Nota escrita por @analacronica. Podes seguirla en Instagram y enterarte de más recomendaciones.