El emprendimiento gastronómico de los hermanos Franco y Javier Castiñeiras cumple seis años y apuesta a expandirse a distintos barrios de la capital e interior de la provincia de Córdoba. 

La Comanda nació en septiembre del 2015. El emprendimiento comenzó abriendo sus puertas como delivery en Villa Warcalde, pero a raíz del pedido de los clientes que se volvieron fieles a sus productos, se ampliaron y colocaron el restó en una cómoda esquina de Recta Martinolli, la misma en la que hoy atienden a su gente.  

Variedad y calidad, una amplia carta, promociones semanales para sus clientes y algunos productos estrella, fue la receta de los hermanos Castiñeiras para comenzar y sostener el proyecto gastronómico que en poco tiempo se ganó un lugar en Córdoba entre los restó más elegidos de zona norte. 

Este primer año de pandemia, fue muy duro, aclaran sus dueños, porque les cortó una parte importante del negocio que es el salón, pero al ser fuertes en delivery, se adaptó todo lo que ofrecen para comer allí al envío a domicilio y take away: “Por suerte tuvimos una excelente respuesta de nuestros clientes habituales que venían semanalmente a consumir al local y generamos nuevos acuerdos comerciales con proveedores, lo que nos permitió seguir” comenta Franco.   

El negocio logró superar esa etapa, con la premisa de mantener la calidad de todos los productos, el foco puesto en la mejora constante de la carta y una gran oferta de promociones. Ahora lanzan las franquicias, idea que estuvo presente desde un comienzo, pero querían hacerlo una vez consolidados como marca, con experiencia y trayectoria en el rubro y la seguridad de ofrecer un negocio rentable y sólido. Y eso fue lo que lograron en estos seis primeros años.  

Ubicado en Av. Recta Martinolli 8800