Silvio Rodríguez, el trovador de vanguardia que esperanza con sus canciones

El pasado jueves 18 de Octubre la ciudad de Córdoba recibió, después de 7 años, al cantautor y poeta cubano Silvio Rodríguez quien repasó sus grandes éxitos y regaló canciones inéditas. Provocando una revolución de emociones en una actualidad llena de incertidumbres.

El músico abrió el concierto con la canción “Yo te quiero libre” con un Orfeo colmado en todas sus extensiones. A continuación, entre aplausos, Silvio expresó: “La primera parte de nuestro programa está dedicado a la lucha de las mujeres, que debería ser la lucha de los hombres también”; pasó la primera parte con canciones alusivas a las mujeres y el estribillo “Eva sale y remonta vuelo, Eva deja de ser costilla…” perteneciente a la canción “Eva” fue la más aplaudida del bloque. Sus canciones, una vez más, dejaron claros mensajes sobre temas sociales.

El agradecimiento al público por tomarse un rato de su tiempo, asistir al recital y su frase “sé que para muchos es un sacrificio” recibió aplausos en sinónimo de admiración por decir lo que muchos aún callan.

La variedad en su repertorio fue cautivante, permitió a los espectadores adueñarse de sus canciones y cantarlas al unísono. Así fue, en el preciso momento que se entrelazaban las melodías y comenzaba a sonar “La maza”. En ese instante los gritos del público salían desde el corazón y aterrizaron cuando al finalizar la canción la actualidad argentina se hizo presente con cánticos en contra del gobierno nacional, en referencia al presidente Mauricio Macri. Se podían visualizar banderas, pañuelos y puños en alto. Silvio capturó la hazaña del público y pasado el momento aplaudió y participó desde su silencio, dejando abierta su verdad para libre interpretación.

Posteriormente cuando el cantante entonó la canción titulada “El necio” la misma fue acompañada de gritos, provenientes de la tribuna, con foco en  el Che Guevara, Fidel
y la revolución.

También, Silvio regaló el poema de Rubén Martínez Villena hecho canción denominado “La pupila insomne” en una versión musical sublime. Una de sus líneas decía “Estas alas tan cortas y esas nubes tan altas…” que deleitó a todos los presentes. De este modo el músico compartió su admiración por el poeta y revolucionario cubano.

Entre sus clásicos románticos, por su relevancia y su significado, “Oleo de mujer con sombrero” pieza fundamental en su colección, creó un clima sensible.

Tiempo después las luces de los celulares simularon una noche estrellada cuando comenzó un clásico como lo es “Ojalá”, la voz del cantante y el público se hicieron uno. Por cada emoción que hizo renacer, los espectadores atesoraron ese eterno instante con ovación y aplaudiendo de pie.

El momento utópico se dio con la canción “El reparador de sueños” que invitó a transformar lo oscuro en luz, dejar la pesadilla y creer que algo mejor vendrá.

La trova se hizo presente con Silvio hilando versos y su impecable banda acompañando con melodías que trascendían las distintas generaciones presentes en el concierto. Destacándose así la delicadeza de su flautista y clarinetista, al igual que su guitarrista. Quienes lograron transportar al público a otra dimensión y se llevaron gran parte de los aplausos.

El cierre coronado con “Sueño con serpientes” fue con el cual se despidió de la gente luego de varios años sin pisar el suelo cordobés. Fue inevitable el pedido del público, por lo tanto el trovador concedió una última canción según dijo “un estreno” llamado “Viene la cosa” y dejó caminos disponibles para hacer conjeturas de la actualidad.

Así pasó Silvio Rodríguez con canciones sociales como fusiles e incendiando las
ideas de cada uno de los cordobeses.

Redacción: Candelaria Barrionuevo

octubre 23rd, 2018