Llega el segundo número de la colección de libros digitales “Las ciudades hermanas de Córdoba”

Este segundo número de la colección de libros digitales “Las ciudades hermanas de Córdoba” abarca otros aspectos de la cultura de cada región, como su historia, costumbres y turismo; para dar a conocer, además de su literatura, el sentir de cada pueblo  parte de este hermanamiento literario.

El hermanamiento literario surge en el año 2010 como una propuesta de enlace entre el blog Córdoba Literaria, que aglutina escritores de la provincia de Córdoba, Argentina, con regiones de América Latina, a fin de estrechar lazos en materia de literatura, cultura e identidad local.

El primer eslabón fue realizado entre Córdoba, Argentina, con Yucatán, México. Luego, por cercanía territorial con México, se sumó la provincia más occidental de Cuba, Pinar del Río. Finalmente, como puerta de entrada a Centroamérica, Panamá fue el último enlace.

Regiones hermanadas

Córdoba: La ciudad de Córdoba, fundada en 1573, es la capital de la provincia de Córdoba. Con más de tres millones de habitantes y ubicada en el corazón de su país, es la segunda urbe en importancia de la Argentina. Su ubicación estratégica, la diversidad de sus paisajes, sierras y cerros, ciudades y poblados, monumentos, museos, estancias jesuíticas y universidades, hacen de Córdoba una ciudad cosmopolita.

Córdoba protagonizó varios hechos de relevancia en la historia argentina durante el siglo XX. Fue centro de la Reforma Universitaria en 1918, del crecimiento industrial a partir de 1930, y en 1969, del Cordobazo, movimiento estudiantil y sindical contra el régimen militar. En el año 2006 fue declarada Capital Americana de la Cultura.

Yucatán: La ciudad de Mérida, capital de Yucatán, fue fundada en 1542. Cuenta con alrededor de dos millones de habitantes y desarrolla una inmensa vida cultural con teatros, salas de arte y de exposiciones, museos de toda índole y bibliotecas. Además, posee una de las mejores orquestas sinfónicas de México. También fue declarada Capital Americana de la Cultura en el año 2000 y en año 2017.

Esta región fue uno de los lugares elegidos por la civilización maya para asentarse. Allí se hablaron cientos de dialectos, lo que ha generado que aún hoy continúe utilizándose la lengua maya de manera oral y escrita. Asimismo, conserva un exquisito legado de patrimonio arquitectónico que se le suma al importante valor de la cultura inmaterial. Otro elemento característico de la estructura geológica de la Península de Yucatán es el anillo de cenotes que conforma una red cavernosa muy compleja. Finalmente, posee un importante puerto -Progreso- sobre el Golfo de México.

Pinar del Río: Fundada en 1867, es la provincia más occidental del archipiélago cubano. Posee valles montañosos de mogotes, extensas cordilleras y una exuberante vegetación. Además, ostenta de lugares reconocidos como Viñales, distinguido como Paisaje Cultural de la Humanidad; la Sierra del Rosario, declarada Reserva Mundial de la Biosfera; la península de Guanahacabibes, que atesora riquezas ambientales y el Centro Internacional de Buceo María la Gorda. En los márgenes del río Cuyaguateje se cultiva el mejor tabaco del mundo.

La historia de Cuba, con sus luchas independentistas, primero contra la colonia española y luego contra la norteamericana, hasta llegar a la revolución cubana de 1959, desató ideas, sentimientos y potencialidades humanas. Se puede detectar la idea de “cubanidad”, de calidad de lo cubano, como una manera de ser, un carácter, una condición distintiva; como su individuación dentro de lo universal. También, la vivencia de la insularidad – del estar rodeados de agua y vivir literalmente aislados- provoca sentires particulares en sus habitantes.

Panamá: Hace tres millones de años, el istmo de Panamá emergió del mar, dividió un océano y unió dos continentes, lo que provocó uno de los eventos de evolución natural más importantes de la historia del mundo: el canal de Panamá. Es mundialmente reconocido como una imponente obra de ingeniería que, con una extensión 87 km, une el océano Pacífico con el Atlántico.

La riqueza cultural de Panamá se debe a la fusión de diversas culturas que se asentaron en el país a lo largo de su historia: españoles, amerindios, africanos,  estadounidenses, chinos, entre otros. Por otra parte, es fundamental destacar que cada uno de los siete grupos originarios que conviven en Panamá, defienden y mantienen sus tradiciones. Viven en comarcas, donde  mantienen costumbres ancestrales. Dicha diversidad se plasma en diferentes expresiones: una música muy característica, la gastronomía, el arte y fundamentalmente la literatura.

Podés verlo: https://issuu.com/pazcasasnoblega/docs/book_2_hermanamientos

 

febrero 19th, 2018